Autor: Firma invitada
marzo 17, 2016

Me piden desde @notaríAbierta escribir un post acerca de qué es una abogada “de pico y pala”, precisamente porque le hice el comentario jocoso, al hilo de la canción de Antonio Molina, aquella de “yo soy minero” y @notarioalcala me retó a que explicara qué era eso de ser abogado minero.

¿Abogado  o Abogada de pico y pala?

Mi amigo @notarioalcala no usa el término en el género femenino y reconozco que yo lo uso tanto en el género femenino como en el masculino de forma indistinta, quizá por mi rebeldía innata a poner en igualdad ambos géneros.

Sin embargo, a fuer de ser sinceros, reconozco que el término Abogada es más antiguo que esta reivindicación, pues hemos de recordar que ya la Iglesia, desde antiguo, cuando habla de la figura de la Virgen María la llama “Abogada Nuestra”. Así que, háganse la idea, eso de ser Abogada/o no es baladí. Y es curioso, muy curioso, que en el Juicio Final, ése del que hablan las Sagradas Escrituras, tengamos Abogada que nos defienda e interceda por nos, y no haya Secretarios (hoy Letrados de la Administración de Justicia) ni Fiscales, aunque respecto a esto mi muy querida amiga Dª Susana Gisbert (@gisb_sus) seguro que tiene otra teoría.

¿Qué supone ser Abogado?

El estatuto de la Abogacía cuando habla de la figura del Abogado pone de manifiesto sus atributos: “libertad”, “independencia”, “garante de los derechos y libertades de las personas”, “dignidad”, “secreto profesional”, “integridad”…

El ser Abogado implica y exige ser persona de reconocida honorabilidad y, como consecuencia de ello, observar una trayectoria de respeto a las leyes.

Y es que, ahí donde lo ven, ser abogado no es cualquier cosa, ya que nuestra misión esencial es conocer el derecho y servir a los intereses de la Justicia.

¿Qué es ser abogada de pico y pala?

Ser abogada de “pico y pala” no es otra cosa que ser un Abogado de a pie, ese que describe crónica a crónica con ejemplaridad, mi querida amiga Dª Mª Ángeles Jiménez (@MAJG2320); aquellos que se dedican no sólo al estudio del derecho y al asesoramiento de sus clientes, sino a ser auténticos eslabones entre las pretensiones del cliente y la integración de éstas en la norma, de manera que se haga lo justo. Porque hacer justicia suele ser fácil, lo realmente difícil es hacer lo justo. De ahí que el Estatuto manifieste que la Abogacía asegura la efectividad del derecho fundamental de defensa.

El tren de la justicia y la abogada de pico y pala

Esto que suena tan rimbombante puede ser explicado de una forma muy gráfica, haciendo uso de un símil y, de entre todos, me encanta el del tren que va hacia una estación, siendo el tren el proceso y la estación la pretensión del cliente.

Y en este símil el Juez sería el maquinista, el Fiscal asumiría la función del revisor, vigilando que todo está en orden y se cumple con los horarios y la ruta prevista; el Secretario ocuparía la función del torno, dando paso al andén y al tren en la medida en que cumples con los requisitos para el acceso. Y ¿qué función o papel ocuparía el abogado? Se encargaría de la misión más importante: de que elijas el tique correcto que te lleve al tren adecuado y a la estación deseada.

El abogado de pico y pala y el secreto profesional

En el cumplimiento de esta misión, que ya me dirán si no reviste tintes metafísicos, estamos obligados a guardar secreto, hasta tal punto, que la revelación de lo que se nos confíe en nuestra condición es considerado delito que según el código penal, en su artículo 199.2, está castigado con la pena de prisión de uno a cuatro años, multa de doce a veinticuatro meses e inhabilitación especial para dicha profesión por tiempo de dos a seis años. Y ojo, no sólo estamos obligados a guardar secreto de las revelaciones de nuestros clientes sino también las del contrario.

En no pocas ocasiones el cliente confunde este deber de sigilo y secreto y nos hace cómplice de todas y cada una de sus emociones, tengan o no que ver con el objeto de su pretensión; de ahí que en gran medida, no sólo aplicamos el derecho, sino que somos auténticos psicólogos. Claro que, eso se debe a que trabajamos con personas, ya sea por su relación con otras, ya sea por su relación con los bienes y su entorno.

El abogado de pico y pala en el cine

El cine nos ha tratado en gran medida bien, pues son muy pocas las ocasiones en los que nos ha visto como seres despreciables y despiadados, guiados únicamente por un fin crematístico, como en “A propósito de Henry”; la mayoría de películas nos dan un enfoque cercano y humano, como en “Turno de oficio”; de heroínas como en “Erin Brocovih” y “Veredicto final”; o revestidos de honorabilidad e integridad, superponiendo la verdad y la justicia a nuestra propia comodidad o éxito, como en “Justicia para todos”.

Pero, desde luego, si tuviera que elegir de entre todas cuál define mejor la imagen de lo que es un Abogado, sin lugar a dudas les recomendaría la escena sublime que protagoniza Tom Hanks en “Philadelphia”, cuando su abogado Joseph Miller (Denzel Wahington) le pregunta si es buen Abogado y qué le hace ser un abogado excelente. Creo que ahí hallan la respuesta de lo que verdaderamente es un profesional del derecho.

 

-Dígame, ¿es usted un buen Abogado, Andrew?
-Soy un abogado excelente.
-¿Qué le hace ser un abogado excelente? -le pregunta su letrado.
-Me encanta el derecho, conozco el derecho y lo practico de maravilla…
-¿Qué le encanta del derecho, Andrew? –le insiste su Letrado.
-Pues… muchas cosas… ¿qué es lo que más me gusta del derecho…?
-Sí…
-El que de cuando en cuando, no muy a menudo, pero alguna vez, uno puede participar en el hecho de hacer Justicia y, realmente, cuando ocurre es emocionante.

Si se encuentran con este espécimen, investido/a de toga, confíenle sus cuitas, porque a buen seguro, se dejará la piel para que se haga lo justo, ejercitando mucho el olvido antes, durante y después.

María Jesús Montero Gandía

 

NOTA de notaríAbierta.- Compartimos la sencillez, el humor, pero sobre todo la pasión por un oficio que hay tras estas palabras.

A nosotros nos gustaría ser también notarios de pico y pala, tratamos de hacerlo día a día, y nos encantan todos los juristas de pico y pala, que por encima de todo, tratan de estar con el ciudadano.

A esos juristas de pico y pala, y especialmente a todos los abogados y abogadas de pico y pala sólo podemos decirles

Acerca del autor:

Firma invitada – ha escrito posts en NotaríAbierta.


 

 

10 Comentarios

  1. Excelente descripción de una profesión que brinda la posibilidad de hacer posible y visibles los derechos que no se disfrutan, bien por que se niegan, bien por que se desconocen, bien por que no se les deja nacer.

  2. María Jesús, felicidades por expresar una vocación con tanta cercanía y más aún por vincularlo a las palabras que son hoy más que tales, son valores y formas de ser y estar en las profesiones. Es gratificante leer libertad, dignidad, integridad, ser garantes de derechos.
    A los estudiantes de Derecho les gustaría mucho leer esto. Hoy lo paso a una clase de los que comienzan, y desde luego, a los notarios nos permite trabajar con mucha tranquilidad el tener Abogados con esos principios.

  3. Quiero agradecer públicamente, como hiciera a través de twitter, las muestras de cariño recibidas.
    Me encanta el derecho, me apasiona el derecho y aprender cada día de los demás, sean o no profesionales, porque, sin duda, es el sentido común el que nos orienta en la aplicación de éste.

    A mi hija, que no he conseguido transmitirle esta pasión por mi trabajo, siempre le digo que en la vida uno debe hacer lo que le apasione, porque al fin y a la postre pasaremos muchas horas de nuestra vida haciendo lo mismo. Así que, si con mis líneas he conseguido transmitirlo y apasionar con ello a alguien, me doy por satisfecha.

    Muchas gracias.

    1. Querida María Jesús:
      Los que estamos en este blog participamos de tu pasión por el derecho y te reiteramos el agradecimiento por haber recogido el guante que te lanzamos para colaborar con nosotros. Mereces ese cariño porque tu lo das. Lo sabemos los que te tratamos a diario en las redes y los que hemos tenido ocasión de tratarte, aunque de momento sea solo un poco, en persona. Tu post ha sido además un exitazo, como era de esperar. Gracias, un abrazo de los veinte compañeros de notaríaAbierta.

  4. Cuando nos llega a la notaría un expediente previamente “desbrozado” por un buen abogado, se nota. Te puedes imaginar lo gratificante que es tener clientes así. Prácticamente nos hacéis el trabajo.

    Hay otros casos, claro (como aquel que me propuso que preparara un testamento irrevocable, por ejemplo), pero después de leerte no me han quedado ganas de recordarlos.

    Tengo dos hijos estudiantes de Derecho, y les voy a pasar tu artículo a ver si se enteran. Enhorabuena por tenerlo tan claro.

  5. Muchísimas gracias, de verdad, Samuel.
    Lo malo del sistema educativo es la poca o nula coordinación de la teoría con la práctica. Desde tercero de derecho debería ser obligatorio ver cómo trabaja un Notario, cómo funciona un Registro y, sobre todo, acudir a los juicios, tanto civiles como penales. De esa manera, creo, que habría menos frustración.
    Intento acercar mi mundo no desde el plano dogmático, que para eso ya están los que saben, sino desde el plano humano. Los que tú denominas “otros casos” los llamo yo rábulas, que haberlos haylos como las meygas, pero eso, eso es otra historia.
    Invito a tus hijos a que lean este artículo y a que me sigan en mi blog. Se darán cuenta que eso de ser abogado sí que es cosa seria, pero no de gente triste.
    Un abrazo.

    (El blog es mjletrada.es/blog) ¿Se puede hacer publicidad? jajajajaja.
    Gracias de nuevo.

    1. Estupendos tu blog y tu manera de contar las cosas. Ya lo tengo en mis favoritos.
      Y gracias por la palabreja: rábula. Me la guardo en la recámara. 🙂

  6. Un gran blog con cosas muy interesantes para cualquier mínimo conocedor de derecho. Muy interesante.

  7. Pingback: ¿Es necesaria la escritura de herencia? - El blog de Justito El Notario

  8. “Aprender de los que saben derecho y de los que no”.Todo el artículo muy acertado y cercano, pero esta frase me ha llamado enormemente la atencion,por su amplitud de miras.
    Enhorabuena, abogada.

¿ Y tú qué opinas?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

® notaríAbierta - © notaríAbierta
Aviso Legal - Política de Cookies
Login